Miércoles, 01 Mayo 2013 13:15

Shatki, obligada a casarse a los 7 años y violada por su marido y la Policía: "Carezco de sueños"

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

foto-Shatki

Las violaciones son un flagelo de la sociedad de la India crónico, pero los últimos casos de agresiones sexuales desatados en menos de un mes han originado un clamor popular sin precedentes en el gigante asiático. Las multitudinarias manifestaciones, que comenzaron tras la muerte de una joven violada en un autobús, en diciembre pasado, pueden llegar a plantear un nuevo escenario, según especialistas de asociaciones y ONG consultados por 20minutos.es.

Por otra parte, los casos de abuso sexual también han despertado un debate en la sociedad sobre el rol de las mujeres indias, la posibilidad de nuevas medidas de protección a través de una reforma normativa y, lo más difícil de conseguir, la necesidad de erradicar (aunque sea gradualmente) la mentalidad machista y patriarcal en uno de los países donde las mujeres son más vulnerables.

Diana Ros, presidenta y fundadora de la ONG SOS Mujer en la India, conoce muy bien la asfixia cotidiana y la opresión que padecen las mujeres asiáticas. Su fundación tiene sede en Vrindavan, a 150 kilómetros de Nueva Delhi, donde asisten a diario a decenas de víctimas de abusos y malos tratos, a través de apoyo psicológico y jurídico, entre otros. "A nosotros no nos llama la atención lo que se está conociendo ahora a través de los medios de comunicación.  Es terrible la tasa de infanticidios por sexo y violaciones, en un país donde hasta se han prohibido las ecografías, para frenar el índice de homicidios y abortos de mujeres embarazadas de niñas", asegura. Según el censo de 2011, por cada 1.000 varones de hasta 6 años hay solo 914 niñas.

En la India se produce una violación cada 20 minutos Según la Oficina Nacional de Registro de Crímenes, en el país se produce una violación cada 20 minutos. Pero sólo en uno de cada cuatro casos el violador es condenado. Los motivos que explican esta situación son la "inmensa corrupción" de las fuerzas de seguridad y, principalmente, la piedra angular del asunto: "El escaso e irrisorio valor que tiene la mujer en la sociedad", cuenta Ros, quien pone otro ejemplo de la infravaloración de la mujer, "el del dote que la familia de la novia debe regalar a la del novio. Sigue siendo común allí". Más del  40% de los matrimonios infantiles del mundo son en la India. En ocho estados, más de la mitad de las mujeres son casadas antes de los 18 años.

La presidenta de SOS Mujer recuerda casos actuales que la conmovieron. "Janakee , de 17 años, llegó a nuestra fundación con terribles signos de haber recibido palizas de su marido durante años, en las peores condiciones que he visto en mucho tiempo. Ella vivía en Bengala, al norte de Calcuta. No podía más con su vida. La habían violado decenas de veces, agredido y humillado día y noche. Pero algo cambió. Se animó a romper su silencio y su pesadilla quedó atrás gracias a nuestra ayuda", afirma.

Una mujer india no ha sido educada para ser feliz A la joven la habían obligado a casarse desde muy joven. "Cuando una mujer se casa en la India, deja de pertenecer a su familia de origen. Pierde el contacto con sus familiares sanguíneos. Su nueva familia es la de su marido. Pero Janakee pudo escapar y venir hacia nosotros. Ahora su familia somos nosotros. De no haber escapado y pedido ayuda, tal vez hubiera terminado como Amanat, la niña del autobús", relata Ros.

El infierno de Shatki

Shakti Mandal es otro nombre de esta lista. Tiene 19 años y la obligaron a casarse a los 7 años con un hombre mucho mayor, de unos 65. Su historia es una de tantas en la India. "Las familias las casan desde muy pequeñas, para no tener que acordar el tema de la dote". Tras padecer un infierno por maltrato y violaciones, se quedó viuda a los 16 años. "Cuando esto ocurre, vestirán siempre de blanco, llevarán la cabeza rapada, nunca más volverán a llevar joyas, su simple sombra dará mala suerte y nadie se puede acercar a ellas. Por eso escapó a Vrindavan. Su única salida era la de huir a 'la ciudad de las viudas', como hacen otras tantas mujeres que llegan allí esperando encontrar algo mejor... un lugar donde poder vivir tranquilas..." aseguran en SOS Mujer. En la India hay unos 40 millones de viudas. En Vrindavan, en concreto, viven unas 15.000, según un estudio del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas parala Mujer (Unifem).

"Se sabe que estas mujeres se encuentran completamente abandonadas, por lo que son víctimas de violaciones y vejaciones. Ella llegó a nosotros porque no sabía dónde acudir", aseguran en la ONG. Después de los tormentos con su marido, el calvario de Shatki siguió en la comisaría. Cuando fue a denunciar a la Policía, también fue violada allí. "Es imposible que alguien declare en su favor", aseguran en la ONG. La joven, en tanto, asegura: "Carezco de sueños. Una mujer india no ha sido educada para ser feliz. Es difícil escapar de esta pesadilla".

¿Un cambio de mentalidad?

Antes, casos como el de Janakee y Shatki no sorprendían en un país como la India. Pero ahora, ¿por qué miles de personas han decidido alzar su voz tras los últimos ataques a mujeres, en una sociedad acostumbrada a convivir con un millar de muertes anuales por crímenes de honor, con frecuentes feticidios femeninos, escasísima integración de la mujer en el mundo laboral por su obligado rol familiar y prácticas tan denigrantes para las viudas como el del rito del Sati?

Son descastadas, despojadas y obligadas a vivir mendigando María Pato, presidenta de la Asociación de Mujeres Eleanor Roosevelt de Madrid, cuyas acciones internacionales tienen como objetivo fomentar la igualdad y libertad para mujeres, jóvenes y niñas en el mundo, también conoce de primera mano el caso de la India y baraja algunas hipótesis al respecto: "Lo que ahora se aprecia es una reacción a la terrible situación de las mujeres. Allí naces varón y eres el ser superior. Las mujeres no son nada. Estamos hablando de un país donde las viudas deben exiliarse al Valle del Indo, o son obligabas a inmolarse en la pira funeraria de sus maridos. Son descastadas, despojadas de sus propiedades y empujadas a vivir mendigando en estos casos". afirma.

Según Pato, "es muy positivo que la gente salga a las calles para protestar por lo que está ocurriendo, contra los brutales casos de violaciones. Pero hay atrasos antropológicos. Las leyes que amparan esta situación, o la asociación con la impunidad han desencadenado la queja... Hay un hartazgo que ha llevado a que la gente se canse de pensar que los violadores pueden librarse del castigo. No se puede tapar el sol con la mano. En todo esto ha influido la mayor presencia de los medios de comunicación en la India", opina Pato.

Reforma del Código Penal

En opinión de Joseph Giralt, portavoz de la Fundación Vicente Ferrer, "hace muchísimos años venimos trabajando en la India por el tema de las mujeres y los más necesitados. En los últimos 30 años los casos de violaciones se han multiplicado por diez. Lo positivo de la explosión popular es que ahora se ha acelerado la reforma del Código Penal para endurecer las penas".

Sin educación esto es muy difícil de cambie Lo que queda claro para Giralt es que de los 1.200 millones de personas que viven en la India, 300 están bajo la línea de la pobreza extrema. "Eso también está ligado al problema de la violencia y las violaciones. Sin educación esto es muy difícil que cambie", cuenta. De hecho, las fuentes consultadas coinciden en que el nuevo escenario de protestas contra las violaciones en la India se explica por la condición socioeconómica de Amanat, la joven violada y asesinada en el autobús, perteneciente a la clase media. En los sectores más humildes de la sociedad este tipo de casos son muy usuales, pero no tenían impacto público.

Esteban Ibarra, presidente de la ONG Movimiento contra la Intolerancia, aporta otra visión: "No sólo hay que frenar las violaciones en la India. Ahora estos casos recorren el mundo por el mayor nivel de apertura del país asiático, a través de los medios de comunicación. Pero se requiere una revolución cultural, acabar con la subalternidad de la mujer. Allí hay componentes de misoginia. Erradicar el desprecio a la lucha de la mujer será el objetivo, un camino seguramente muy lento".

Diego Caldentey 15/01/13  PERIODICO 20 MINUTOS

Visto 70763 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Mayo 2013 19:58

Lo último de Diego Caldentey