Miércoles, 01 Mayo 2013 12:44

El debate por los derechos de las mujeres en la India

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

mujeres-hindus-680x509

"La India se ha levantado en manifestaciones por los derechos y por el respeto a la figura de la mujer. Los últimos acontecimientos de brutales violaciones han levantado ampollas y puede que el ánimo para luchar por la vida, la dignidad y el respeto de mujeres y niñas en ese país asiático."

Cuesta creer que en la India pueda haber algún cambio respecto a las mujeres, después de leer mucho acerca de los últimos acontecimientos ocurridos en el país asiático y después de saber que ‘cada 20 minutos‘ una mujer es violada en la India, según datos publicados por la Fundación Vicente Ferrer. Pero parece ser que las dos últimas violaciones ocurridas en poco menos de un mes a dos mujeres jóvenes y por grupos de varios hombres han cambiado algo en el sentimiento de las hindúes y se han comenzado a movilizar por los derechos de las mujeres.
Whorush: 56 sites by this AdSense ID

Uno de los tristes acontecimientos que ha hecho saltar la chispa ha sido el caso de ‘Amanat‘, ocurrido el pasado 16 de diciembre en Nueva Delhi. El nombre de ‘Amanat’ no es el nombre original de la joven, pero es el nombre con el que se la reconoce en la prensa. Esta joven universitaria de 23 años y estudiante de fisioterapia había ido al cine con un amigo, al regresar a su casa fue violada en el autobús por seis hombres recibiendo una brutal paliza, así como su amigo. Ambos fueron lanzados del autobús en marcha. Ella murió en un hospital de Singapur adonde había sido trasladada.

Su violación y brutal paliza conmocionó todo el país, pero la indignación no solo corre por las venas de los hindúes. Todo el mundo ha girado la cabeza hacia ese país donde las mujeres, que son la fuente de la vida, no tienen ningún tipo de derecho sobre la suya propia, ni sobre su futuro: no tienen derecho a soñar. Otro caso de violación más reciente todavía por otro grupo de violadores a otra joven de 29 años ha encendido más la mecha y la India se ha levantado en manifestaciones de indignación por la vulnerabilidad de las mujeres.

En la India las mujeres no tienen derechos, ninguno. Las violaciones solo son la expresión más conocida a través de los medios de comunicación, pero hay otro tipo de violencia, también brutal contra las mujeres en ese país asiático donde las mujeres son despreciadas si enviudan, donde a las niñas pequeñas se las obligada a casarse con hombres mayores, donde las mujeres son violadas incluso en las comisarias de policía.

Es evidente que se necesita un cambio de mentalidad para erradicar el machismo y el patriarcado que existe en esa sociedad donde a las mujeres que enviudan se las aleja de la sociedad y se las aparta, se las prohíbe casarse de nuevo (sobre todo si son madres), donde se las obliga incluso a inmolarse en la ‘pira funeraria’ del marido fallecido, que aunque es una práctica prohibida todavía se dan casos. Las viudas son despojadas de sus propiedades y se ven obligadas a mendigar por las calles en el mejor de los casos.

Puede que estos últimos acontecimientos ayuden a buscar alguna solución, pero no nos engañemos demasiado, ya que estos hechos pueden cambiar algunas cosas, pero son muchos los esfuerzos que se necesitan para conseguir que en la India se proteja a las niñas, a las mujeres, sus derechos y se ayude a la integración de la mujer en el mundo laboral. Algunas asociaciones ya trabajan en ello, incluso las apoyan directamente en la India, como es el caso de la ONG SOS Mujer, un proyecto situado en la ‘ciudad de las viudas‘, en Vindravan, un lugar donde las mujeres que enviudan se dirigen para poder sobrevivir.

La presidenta de SOS mujer, Diana Ros, explica muchos casos escalofriantes, como el de Janakee: ‘Janakee , de 17 años, llegó a nuestra fundación con terribles signos de haber recibido palizas de su marido durante años, en las peores condiciones que he visto en mucho tiempo. Ella vivía en Bengala, al norte de Calcuta. No podía más con su vida. La habían violado decenas de veces, agredido y humillado día y noche. Pero algo cambió. Se animó a romper su silencio y su pesadilla quedó atrás gracias a nuestra ayuda‘.

Ros nos recuerda que en la India cuando una mujer es obligada a casarse deja de tener el contacto con su familia natural, se la aísla de sus padres y sus hermanos. Esta mujer podría explicarnos muchos casos que no nos dejarían dormir durante muchas noches, ya que no solo son las violaciones brutales que hemos conocido, sino los abusos diarios a los que son sometidas mujeres y niñas, los malos tratos y los infanticidios. Según cuenta Diana Ros en la edición escrita de ‘20minutos.es‘: ‘A nosotros no nos llama la atención lo que se está conociendo ahora a través de los medios de comunicación. Es terrible la tasa de infanticidios por sexo y violaciones, en un país donde hasta se han prohibido las ecografías, para frenar el índice de homicidios y abortos de mujeres embarazadas de niñas‘.

Otro de los casos que explica la presidenta de SOS mujer es el caso de Shatki, una niña obligada a casarse a los siete años con un hombre de 65 para eludir el tema de la ‘dote’, a los 16 él murió y ella, tras años de violaciones y malos tratos se vio obligada a llevar el vestido blanco de las viudas, se vio repudiada por la sociedad y obligada a llevar la cabeza rapada. Pero además, cuando quiso acudir a la policía por las violaciones, fue violada por la misma policía. ¿Qué justicia puede esperar una mujer que ni tan siquiera puede denunciar? ¿Qué sueño puede tener una niña en la India? ¿Qué se puede hacer para cambiar esta mentalidad y conseguir que la mujer tenga derechos sobre su propia vida y su propia felicidad?

Vía | elpais.com

Montse Lorenzo. 16/01/13 CENTRO MUJER

Visto 102640 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Mayo 2013 20:00